Els Joglars
  
esp | cat | eng

Crónicas por lo vagini

RSS
RSS

La ruta sexshopea- Cartes de Rupecho(II)

11/05/2011 | Comentarios: 0

Querido papá, el tiempo es magnífico, el paisaje bello, estimulante y potente. Visto desde una loma, todo el entorno paisajístico  parece haber sido fabricado por un gran maestro relojero que ha ido colocando con sus pinzas: robles y encinas de hojas novicias, mariposas con pintura de guerra, lagartijas con reprisse, viento ajustado a la velocidad  de la D.G.T,  orfeones de  pájaros, insectos, arroyos transportando insólitamente agua, la vegetación pulcra y domada… en fin toda la maquinaria vegetal pintada, pieza a pieza, de un verde benefactor engrasada y afinada al máximo para poder marcar con precisión las horas de la vida primaveral. Francamente, papá, ha valido la pena llegar hasta aquí para poder ser testigo de ésta maravilla. Hoy estoy lírico, y de ahí este párrafo. He de confesarte, pero, que mi estado de flotación y embelesamiento sufrió un rudo golpe de improvisto. Al regresar a Rupecho (Rupit, en catalán) pasé por una especie de artefacto de hormigón llamado el puente de los tres ojos. M e encontré a dos almas benditas con unas cintas de plástico, como las que utiliza la policía para impedir el paso cuando se ha cometido un crimen, poniéndolas a ambos lados para señalar los limites del puente y señalar  el peligro evidente que hay, ya que por un lado de dicho puente el desnivel  de la riera es de 12 metros. Un buen castañazo. Según me contaron esas gentes, en el año 1997 se mató una niña de siete años al caer por dicho desnivel, porque no había ninguna baranda ni protección alguna. Pero claro, como la criatura no era “del poble” y la culpa fue de los padres, según dictaminaron los de Rupecho, pues el puente siguió igual. “Tota la vida l’hem vist així” decía el panadero de Rupecho como argumento terminante.  Esas dos almas benditas con las que me he encontrado, no han tenido más remedio que colocar ellos mismos las cintas, ya que todos los miembros del ayuntamiento de Rupecho están muy atareados trabajando para el “poble” – este señor “poble” debe ser muy importante, papá- y no les da tiempo para esas nimiedades. Tampoco durante este tiempo nadie del ayuntamiento les ha dado la razón, ni siquiera a titulo personal, en que el puente representa un claro peligro. Las dos almas benditas me dijeron que llevan más de 8 años pidiendo pacientemente que se haga un puente nuevo sobre la riera, que además cuando se desborda, por más INRI, no pueden acceder a sus respectivas masías ya que el agua pasa por encima de dicho mamotreto de tres ojos, y pagan los mismos impuestos que cualquier ciudadano de Rupecho con derecho a poder acceder a su vivienda. Me dijeron que en ningún caso les apetecía ser caídos, ni por la patria, ni por el puente.  Y que el alcalde de Rupecho parecía estar atascado. Sólo salía del atascamiento para bramarles con la boca llena que “el poble mai s’endeuteria” para pagar un puente nuevo. Les dije que ese estribillo también me lo berreó a mí  al solicitar la plaza de vigilante del bloque de hormigón que se está construyendo, perdón pabellón,  por si les servía de consuelo. Nos despedimos en medio del cachivache llamado puente de los tres ojos, con una cierta comprensión y también  de impotencia, pero sin resignarse. Como los boxeadores que se levantan de la lona. Tu hijo A. Gammoudi. P.D Espero conocer algún día al “poble”, en el que tanto se parapeta el alcalde y sus adlateres cada vez que cocean su ineptitud.            

                    

Comentarios

Total: 0
Este post no admite más comentarios.

Els Joglars | Apartat de Correus 23 | 08570 Torell?(Barcelona) | Tel. 93 883 24 43

www.swisseswatch.com