Els Joglars
  
esp | cat | eng

Crónicas por lo vagini

RSS
RSS

La ruta sexshopea-Monterrey 2-

22/08/2013 | Comentarios: 3

Querida diosa Talía : por la presente paso a narrarte la segunda parte de nuestro bolo a Monterrey.  El desayuno del  hotel Crown  gran plaze  resultó ser  excelente. Teníamos todo el día ( viernes,9 de Agosto) libre para nosotros. Una chica del festival nos acompañó al consulado español de Monterrey. Previamente el Director del Teatro de la Ciudad, el licenciado Roberto Villarreal, llamó al cónsul  español para explicarle el problema. Ya en el consulado, el señor cónsul  echó una ojeada al pasaporte deconstruido y levantó levemente los hombros.< Ya veo> exclamó aséptico. Luego, después de mi exposición de los hechos vino el veredicto: < No podemos hacer nada. El departamento de migración de EEUU, es un universo aparte que no acepta ingerencias de ningún tipo. La única alternativa es comprar un billete nuevo, en un vuelo que no haga escala en Dallas. El precio del billete nuevo puede costar tranquilamente 1500 dólares , y además se tendría que hacer un salvoconducto>  El cónsul me aconsejo que volviera por el mismo sitio. La multa administrativa por llevar el pasaporte desencuadernado en Dallas era de 585 dólares. Si ya me habían dejado pasar, igual con suerte podía suceder otra vez. Pero esto quería decir volver a las andadas de la sala de migración, con el riesgo de perder el enlace de Londres y Barcelona. < Usted cree que terminaré en Guantánamo?- le pregunté por aquello del sentido del humor> < No, no creo- respondió- después de una breve pausa> Visto lo visto, decidimos pasar el día descansando. Pero Pilar no se daba por vencida. Llamamos a España, a nuestro gerente, por si podía hacer alguna gestión. Nos comunicó que intentaría hacer gestiones  pero siendo viernes, ya estando encima el fin de semana  lo veía difícil, ya que el viaje de nuestro regreso era el lunes por la mañana. Por la tarde del día de descanso en Monterrey, aún no habían llegado las dos maletas extraviadas con parte del atrezzo  dentro de ellas; por lo que teníamos que pensar, en caso de que no aparecieran definitivamente,  soluciones para poder actuar. Eso sí, el bolo ya lo teníamos cobrado. Antes de cenar, fuimos a dar un paseo por los alrededores del hotel, que era una zona segura. Fuimos a la taberna “La reforma” a tomar cervezas. La taberna no tenía nevera eléctrica y refrescaban las bebidas con grandes barras de hielo. Mientras cenábamos en el hotel, el botones nos informó de la llegada de las dos maletas. Podíamos actuar con todo el atrezzo! Hicimos las dos actuaciones perfectamente. El segundo día hubo más gente que el primero  por el efecto boca-oreja. La gente se lo pasó muy bien, sobre todo cuando al salir los dos perros, Cipión y Berganza de la perrera, Xevi Vilà ( Manolo, el vigilante) metió la frase vengadora “salieron con el rabo entre las piernas, parecía que estaban en el control de pasaportes de Dallas”.  El público se rió a mandíbula batiente.  El día 12 de agosto, lunes, iniciamos el viaje de regreso. El embarque y control de seguridad de pasajeros en Monterrey  fue  exquisito. Los aviones que cubren este trayecto son viejos pero puedes estirar las piernas como si fueras un vip. Llegamos a Dallas y transitamos rápidamente por la cañada de cintas extendibles para presentarnos ante el supremo funcionario yanqui de migración. Si me metían en el cuarto de las ratas, cuanto antes sería mejor, para así  ganar tiempo y quizá no perder el avión de Londres. Antes habíamos visto un señor con chaqueta azul y cara sonriente con un cartel en la mano que ponía Welcom to DFW. Pensé en el contrasentido  del cartelito. Menuda gracia!  Ya dentro de la masa, guardando cola, volvió a pasar el tipo de la americana azul y el cartelito gritando y repitiendo una y otra vez un nombre raro. En una de esas veces alguien del grupo advirtió < ¿Ha dicho Ramón?> Quedamos quietos parando la oreja y volvimos a escuchar al tipo del cartel gritar Ramón Szzeerá ¡ < Aquí, aquí, gritó X.Sais emitiendo un silbido para que se diera la vuelta. El señor se aproximó sonriente y nos indicó con la mano cinco dedos. < Five? Come here!> Ramón Sizzderra? Preguntó,- Sidera, es el apellido de mi santa madre- I,am -respondí. < Ahh…Juegas demasiado con tu pasaporte, chaval>  El simpático señor Mehdi, tal era su nombre, resultó ser un bálsamo de Fierabrás muy eficaz. Cuando desde su púlpito el poli de migración comenzaba a despotricar otra vez de mi pasaporte, el señor Mehdi, le mostró sonriente y con gesto suave y delicado, como se muestran los bebes a las madres  primerizas, un papel que dejó mudo al funcionario. Maldiciendo me puso el sello y pude dar esquinazo al cuarto de las ratas. Bajo el amparo del señor Mehdi los 5 de Monterrey pasamos todos los controles. Después  nos condujo a una sala VIP para que nos relajáramos mientras esperábamos la salida de nuestro vuelo. Las gestiones realizadas por el ministerio de asuntos exteriores fue el motivo por el cual el señor Mehdi estaba allí, lo cual lo agradeceré toda la vida. El viaje de regreso vía Londres, fue largo y cansado, pero no tuve más problemas con el pasaporte. Las maletas ,con el atrezzo dentro, llegaron todas  al Prat de Llobregat.  Y eso es todo querida Talía. Recibe un fuerte abrazo de los 5 de Monterrey.    

Comentarios

Total: 3
3 | miguelon - 23/08/2013 - 09:47 h.

Os he dicho mil veces que griteis ! Miguelón !, y aparezco. Putos crios.

2 | Rafael - 23/08/2013 - 03:08 h.

Ya nos dirás qué ponía en el papel de marras.

1 | Migue - 22/08/2013 - 17:57 h.

Ahorita mismo me voy a tomar uno o dos tequilas a la salud de vuestro ángel de la guarda. Viva México gringos...

Este post no admite más comentarios.

Els Joglars | Apartat de Correus 23 | 08570 Torell?(Barcelona) | Tel. 93 883 24 43

www.swisseswatch.com