Els Joglars
  
esp | cat | eng

Albert Boadella participa en el ciclo 'Guadalajara Emociona'

'De la nada a la obra' es el título de su conferencia

Comentarios: 3  |  
Enviar   |  
 
18/11/2009

Dentro del ciclo 'Guadalajara Emociona' que organiza el Club Siglo Futuro y la Diputación Provincial, Albert Boadella participa en el ciclo 'Arte y creatividad' con una conferencia titulada 'De la nada a la obra'.

Su presentación irá a cargo del investigador teatral guadalajareño Carlos Alba.  El jueves 19 a las 20h en el Salón de Actos del Conservatorio de Música de Guadalajara.

Albert Boadella y Carlos Alba

Guadaque.com
20/11/2009
Laura Rincón

Decálogo de Albert Boadella para hacer buen teatro
Nunca llamar por teléfono a alguien que esté en el baño, fomentar los enemigos y no practicar sistemáticamente el buen gusto son tres de los diez mandamientos, (una decena porque "me encantan los decálogos" reconocía Albert Boadella), que debe seguir todo aquel que quiera jugar en el teatro, porque en el teatro no se trabaja, se juega. Divertida, sarcástica charla la que Boadella ha pronunciado en el ciclo cultural Guadalajara Emociona.
Estaba lleno el salón de actos del Conservatorio de Música de Guadalajara para escuchar a uno de los fundadores de Els Joglars explicar cómo se pasa de la nada a la obra. Teóricamente, el paso de la nada a algo se denomina crear, pero justo el primer mandamiento para conseguir una obra de teatro es no crear.
Aclaraba Boadella que hay que descubrir lo que ya existe, observar lo que resulta interesante y transformarlo. "Dejemos lo de ser creadores, que me parece muy vanidoso" aseveraba. El resto de los mandamientos seguían un poco el mismo guión, es decir, parecía que aconsejaban lo contrario de lo que siempre se ha enseñado a los aspirantes a "gente del teatro".
Sin embargo, tras escuchar sus razonamientos se comprende que tiene razón, que sus mandamientos pueden ser un buen método. Si además, se pone en perspectiva y se ven los (casi) 50 años que Els Joglars lleva funcionando, la ecuación parece que cuadra.
Sobre todo, teniendo en cuenta que, tal como comentaba, la compañía se ha mantenido consiguiendo que sólo el 5% de sus ingresos provengan de las administraciones públicas ("los actuales mecenas que, sin embargo, no tienen ni idea de arte ni de lo que se traen entre manos" decía Boadella) y el resto es el resultado de lo que obtienen en taquilla. Esta supervivencia del público es lo que ha hecho que la compañía haya estado obligada a conseguir llenar salas.
"Cuando la mayoría de los ingresos provienen de la administración, el que haya dos filas en el teatro te da lo mismo, porque vas a cobrar igual, lo que sí te importa es la autocensura, porque si te pasas, puedes perder al mecenas. Sin embargo, cuando tus ingresos provienen de la taquilla, que haya dos filas es malo, por eso, tienes que conseguir seducir y atraer al público para que llenen la sala. Ese es el secreto de nuestras obras" argumentaba Boadella.
Hacerse enemigos
Evidentemente, esta forma de actuar tiene sus consecuencias: hacerse enemigos. El sexto mandamiento. "La gente que dice que no tiene enemigos no me da confianza, porque cuando pretendes estar bien con todo el mundo, terminas estando mal con todos. Si no tuviera enemigos, creo que me los inventaría" aseveraba el dramaturgo.
A raíz de este mandamiento, surgió el tema de que Els Joglars ya no actúen en Cataluña. "Nos hemos enfadado con nuestra tribu y nos han echado" decía Boadella. No obstante, reconocía que no le causa un drama, porque es la consecuencia de ser fiel a unos principios: criticar al poder establecido. En este caso, a los independentistas catalanes.
Reconocía que le da pena que vayan a hacer dentro de poco tiempo la consulta sobre si los catalanes quieren la autodeterminación. "Siento lo mismo que siente cualquiera que ve cómo se rompe una unidad. Cuando vi cómo estaba el panorama y que esto ya no tiene marcha atrás, tomé las de Villadiego" decía sonriendo. Ahora, vive en Madrid.
Esta fue la parte 'menos artística' de una disertación en la que animó a ser un inadaptado crónico, a manipular la realidad para hacerla real. Relató una divertida y dramática anécdota de cómo un accidente sobre el escenario terminó con un actor herido grave y que cuando cayó todos pensaron que había realizado 'una muerte pésima', por fortuna, había un médico en la sala, por el que hubo que preguntar 3 veces porque el público no se lo creía. "Cuando la muerte era ficticia resultaba más trágica que el día que lo hirieron de verdad. Esta es la manipulación del teatro" decía.
En su juego de no dejar títere con cabeza, la tomó con los poetas y con la modernidad. Con los primeros, porque cuando los artistas usan la poesía como excusa creadora, en su opinión, lo que hacen es transformar algo sencillo en muy complicado, aburriendo al público.
Mientras que si se aplica el acto poético, lo que realmente se consigue es que a partir de elementos simples, se debe sugerir algo que emocione. "Por ejemplo, siempre defiendo que el toreo es un arte porque con un simple trapo rojo se consigue que haya armonía entre un animal de más de 500 kilos y un hombre, cómo se consigue mover un animal con un simple trapo. Ahí está el arte" manifestaba.
Y siguiendo con el arte, abogó por terminar con denominaciones como "arte contemporáneo" o "arte de vanguardia", en su opinión no se puede hacer ninguno de los dos tipos. "Hay que defenderse de la modernidad, porque es uno de los mayores cuentos que se han montado" afirmaba.
"Cuando dicen que hacen una obra de teatro de vanguardia lo que hacen es aprovecharse del síndrome de Estocolmo. Durante 1,5 horas te tienen secuestrado en la sala, sufriendo un aburrimiento atroz, hasta tal punto que cuando termina, te aplaudes a tí mismo, por haberlo soportado y, también, porque eres víctima del síndrome de Estocolmo" manifestaba un divertido Boadella.
Ante eso, oponía su forma de hacer teatro. "Siempre sigo el proceso caos-orden-caos. La obra surge de un caos de emociones que debes ordenar de alguna manera para transmitir al público el caos y que reciba las emociones que tú tuviste cuando pensaste en la obra" exponía.
Aplicaba la metáfora de la música, cuando oyes una sinfonía te trasladas al momento emocional en que el compositor la escribió, no ves en tu cabeza las notas y el pentagrama, pues algo similar debe hacerse en el teatro. "Si el teatro es complicado, el público se aburre, hay que conseguir transmitir una idea complicada de forma sencilla, para ser capaz de transmitir emociones al público y que se divierta" argüía.
Una interesante disertación que concluyó lo más importante, a su parecer, del teatro, que es el juego en equipo. "El teatro es un acto colectivo, en grupo te diviertes más y las penas son menos penas. Els Joglars funciona como una familia".

Comentarios

Total: 3
3 | zZsrHqndpe - 28/12/2016 - 05:51 h.

Jeg har hatt en helg med ALTFOR mange arbeidsvakter, men sånn er det når jeg skal jobbe inn en annen helg i tillegg til min egen ariledsheig.Febret 13-årsdag og vært på fotballkamp. I dag må jeg dessverre ta en real runde inne i huset, men har ikke helt kommet igang ennå hehe

2 | rHXbdi0UhWwp - 27/12/2016 - 22:36 h.

Thanks for shranig. What a pleasure to read!

1 | lUF4AUBzJM - 07/01/2016 - 11:24 h.

I was struck by the hontesy of your posting

Participa. Envíanos tu comentario.


 
Els Joglars




NEWSLETTER

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir periódicamente información de la compañía Els Joglars:

Els Joglars | Apartat de Correus 23 | 08570 Torell?(Barcelona) | Tel. 93 883 24 43

www.swisseswatch.com