Els Joglars
  
esp | cat | eng

Una función de teatro es buscar siempre el talón de Aquiles del poder

El Director de Els Joglars habló en Albacete sobre equilibrio entre Administración y artista

Comentarios: 1  |  
Enviar   |  
 
La Tribuna de Albacete
23/03/2010

Albert Boadella intervino ayer en la Jornada del PP, hablando sobre el difícil equilibrio entre administración y artista. En entrevista concedida a La Tribuna de Albacete comentó algunas singularidades sobre esta ponencia.

¿Puede haber equilibrio entre Administración y creador?
Es un equilibrio siempre complejo y complicado, pero si el artista tiene también un punto de sensatez puede conseguir tener una buena relación y, sobre todo, si la Administración comprende las necesidades de los artistas, entre ellas, la más importante es la libertad de pensamiento.
¿Cómo puede un artista, un director, zafarse de esa presión que la Administración siempre tiende a ejercer?
Hay una fórmula, la más pragmática de todas, si uno es capaz de vivir de su propio trabajo, ya tiene mucho ganado en relación a esta cuestión; si uno depende exclusivamente de los medios que ofrece la Administración, tiene que estar pidiendo, esto siempre causará, no digo una coacción muy importante a la libertad, porque dependerá como actúe esa Administración, pero en todo caso, tendrá que sujetarse a muchas estructuras que, a lo mejor, no serán muy cómodas.
¿Entraríamos en una cultura subvencionada como medio para presionar?
Europa, con excepción de los ingleses, ha montado una sociedad que subvenciona todo, hasta el pan, por tanto pedir que no exista nada relacionado con la cultura, es absurdo. Entiendo que está bien que el Estado se sienta responsable de la cultura en muchos aspectos, ahora bien, la fórmula que se utiliza siempre es arriesgada si la implicación es muy directamente política, por lo que habría que buscar organismos intermedios, sin una dirección política excesiva, que fueran los que distribuyeran estos recursos.
¿Hay que ser políticamente correcto para trabajar en nuestro país?
No, hay gente que es astuta y poco correcta políticamente que consigue determinadas ayudas. En todo caso es lógico que las Administraciones, muy ligadas al mundo de la política, tiendan a favorecen aquellas cosas que creen tienen que ver con su ideología, esto entra dentro del sentido común, lo que pasa es que tendría que haber unos estructuras que no permitieran esto, eso es lo que falla y en España es uno de los países donde esto falla más.
¿Por qué es tan difícil para Albert Boadella trabajar en Cataluña y tiene que «exiliarse» en Madrid?
Porque me he enfrentado a cosas que me han parecido fuera de todo sentido común, de toda sensatez, que habían sido signos tópicos de mi región y al enfrentarme a ello de una forma directa, expresando lo que pensaba, personal y artísticamente, la sociedad catalana ha considerado que yo traicionaba las esencias de la tribu, por así decirlo, y me ha considerado un traidor a la causa y esto en Cataluña es sagrado, significa lo que podríamos llamar la muerte civil, si hubiera sido en el País Vasco, me habría arriesgado a la muerte física; en Cataluña todavía esto no existe y espero que no exista jamás.
Usted luchó contra el franquismo y después contra el nacionalismo exacerbado, ¿sigue luchado contra la imposición de una forma de pensar?
Lucho contra todas aquellas cosas que condicionan la libertad de pensamiento de las personas. En los últimos tiempos he sido muy crítico con los propios sectarismos de lo que fue un día mi generación, de los progres, que con el tiempo ha ido inoculando un sectarismo muy profundo, y que en el fondo se ha convertido en el poder. El problema es que lo que llamaríamos el poder no siempre es lo mismo, cambia según los momentos y según la época. Durante la dictadura era muy fácil, todos estábamos de acuerdo sobre quién era el malo de la película, que a lo mejor no era exactamente el malo, pero creíamos que lo era, posteriormente el poder ha ido cambiando de partido, de tendencia, y creo que es una función del teatro buscar siempre el talón de Aquiles del poder.
¿Por qué Madrid?
Es una ciudad en la que nadie te pregunta de dónde vienes y no hay, de momento etnias madrileñas, por tanto es una ciudad enormemente agradable, abierta, y después a mí se me ofreció la dirección de los Teatros del Canal y me pareció desde el primer momento un proyecto apasionante, que vi crecer.
¿Se nota la crisis en el teatro?
La crisis, que todo el mundo ha dicho que es económica, y sin duda lo es, es la parte que percibimos, pero hay otra parte, es la crisis del sistema, de los valores, del propio ciudadano, que tiende a pensar que todo le tiene que venir de papá Estado, es una crisis que lleva otras muchas cosas implícitas. Yo voy a decir una cosa que puede parecer una barbaridad, pero creo que si no se toca fondo, si se consigue poner parches a la crisis, en muy poco tiempo volveremos de nuevo a otra, y más profunda. Es necesario tocar fondo para que la sociedad tenga una transformación.
¿En qué sentido?
Nos hemos convertido en una sociedad de mimados y el esfuerzo personal, el mérito, la selección, que ha sido un elemento esencial en la vida, se ha dejado abandonado en función de una especie de igualitarismo total. Yo no estoy en contra de la igualdad de oportunidades, poro no estoy por el igualitarismo en otras cosas. Tienen que existir determinadas élites que son las que marcan las pautas en la existencia humana y que la gente sigue, y ese igualitarismo ha acabado con cualquier intento de élite, y esto es muy grave para una sociedad, es el dominio de la mediocridad y de la masa, la ascensión de la masa, y los objetivos de la masa, son los que son.
Els Joglars prepara el cincuentenario con 2036 Omena-g. El cartel llama poderosamente la atención con unos pies, con etiqueta, que parece está en el depósito de cadáveres.
No es un cadáver. Fíjese, los pies, donde está colocada la etiqueta, están resplandecientes, parecen los pies casi de una persona que está haciendo la siesta y alguien le ha colocado la etiqueta, pero si que es, sin duda alguna, que nosotros nos planteamos, a partir del 75 aniversario, nuestra vejez, decrepitud, mental, artística, física y lo hacemos de una forma muy divertida, porque no hay que perder el sentido del humor, pero de una forma muy real, con una crítica muy profunda a la consideración de la ancianidad, de la propia consideración de la sociedad actual frente a los ancianos, y también una crítica a los propios ancianos, que muchas veces son patéticos cuando quieren imitar a la juventud.
¿No teme Albert Boadella que se le asocie a un partido político, en este caso al PP?
Lo veo difícil, porque ha sido público y notorio mi apoyo a otras cosas. Yo tuve que ver con la fundación de Ciudadanos en Cataluña; posteriormente, públicamente he dado mi apoyo a Rosa Díez. No tendría ningún inconveniente a que me asociaran al Partido Popular, un partido democrático, como si que me quisieran asociar al Partido Socialista, pero no milito.

Comentarios

Total: 1
1 | Vc08PDZdZ7R - 28/12/2016 - 04:36 h.

Kick the tires and light the fires, problem ofcflialiy solved!

Participa. Envíanos tu comentario.


 
Els Joglars




NEWSLETTER

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir periódicamente información de la compañía Els Joglars:

Els Joglars | Apartat de Correus 23 | 08570 Torell?(Barcelona) | Tel. 93 883 24 43

www.swisseswatch.com